Culto

 

ANTIGUA Y REAL COFRADÍA DE MARIA SANTÍSIMA

NTRA. SRA. DE LA ESTRELLA

PATRONA DE NAVAS DE SAN JUAN (JAÉN).

 

HISTORIA

Culto a la Virgen

  • La Romería que se celebra durante los días 1 y 2 de Mayo de cada año constituye el eje central del culto que se rinde a Nuestra Patrona. Son dos días intensos en que los fieles acuden al Santuario para homenajear a la Madre. Se inicia en el pueblo el cortejo romero con una comitiva compuesta por autoridades civiles y religiosas, amen de los numerosas personas que se unen , ataviadas con sus trajes típicos, carrozas engalanadas, jinetes y caballos, que partiendo, bien desde el Ayuntamiento (día 1) o desde la Parroquia(día 2) en un acto conocido como "el paseíllo" se dirigen hasta el final de la calle Cruz, en dónde se entonan los clásicos "mayos". Una vez en el Santuario, diríamos que se reanuda esta comitiva, partiendo desde el Monolito -monumento que recuerda al lugar aproximado en el que se cree apareció la imagen de la Virgen- para llegar a la Ermita y dar comienzo a la Santa Misa.

 

"Al finalizar el santo sacrificio, la expresión litúrgica de "podéis ir en paz" no es observada porque ha llegado el momento culminante en que el pueblo apretado en torno a su Estrella, espera el preludio de los "mayos", y entonces como una sola garganta florece la canción que los enardecidos romeros le tributan a la Madre. En ese momento las lágrimas dan fiel testimonio de una emoción que sobrecoge, mientras la memoria trae a nuestra presencia vivos recuerdos de quienes otrora estuvieron con nosotros al pie del altar."

Terminada la solemnidad religiosa, el romero encuentra tiendas con recuerdos, estadales, medallas, sortijas y cuantos objetos decorativos pueden llevar con donaire la efigie de la Virgen. A su paso por la pradera, el ensordecedor altavoz de la tómbola, el corro de jóvenes aireando unas sevillanas, el buhonero pregonando su mercancía, el caballista exhibiendo en la grupa la lindeza de su compañía, las parejas apostillando el ambiente, las barras despertando el apetito y las libaciones ... Entre el bullicioso enjambre, el saludo, el abrazo, el encuentro inesperado, la tuna estudiantil con su cortejo, la copa imprevista que se acepta ... La comida y la sobremesa hacen el compás de espera hasta la procesión que la Virgen hace sobre los hombros de tantos cuantos ansían llevarla o tocar la fimbria de su manto. El lugar donde el cautivo Juan la encontró, recibe anualmente la visita procesional de la Señora, lugar donde este año encontraremos un esbelto monolito de piedra berroqueña, que autentifica el hecho histórico. Con los vítores y la subasta para entrar la Virgen, culminará la jornada en el santuario, aunque la fiesta cívica proseguirá en el pueblo, cargada de comentarios a cuantas novedades o repeticiones ha ofrecido la romería. (Florencio Ruiz García, Pregón 1977).

 

  • El día 3 de Mayo el pueblo recoge a la Madre y la transporta a hombros desde su ermita hasta el templo de San Juan Bautista, en el pueblo en el que es Patrona y Señora. Caminando entre olivos, rezando entre las piedras y el polvo del camino, cantando un "mayo" tras otro sin desaliento, desgranando las cuentas de cientos de rosarios... Es el culto de unos fieles que saben muy bien lo que están haciendo. Los hijos llevan a su Madre al pueblo, en dónde cada día recibirá uno por uno a todos y cada uno de los habitantes de Navas.

"Pero nos queda un tercer día, el denominado día de la tranquilidad y de la oración. Es, posiblemente, el más hermoso; pues durante toda la mañana hay fiestas religiosas en la ermita; en el pueblo se está preparando la llegada de la Virgen, que por la tarde en procesión será trasladada del Santuario a la Iglesia del pueblo a hombros de sus fieles. Por el camino, y desde la fuente de "El rosal", la Virgen echa su bendición a montones de emigrantes que han retrasado su viaje para despedirla. Los devotos durante todo el camino no paran de mirarla y piropearla hasta llegar a "La Cruz", donde es esperadsa por una enorme muchedumbre; allí se canta la "salve" y después, pasado "el chiringote", se introduce en las calles del pueblo que la conduce hasta la Iglesia, en donde las campanas doblan y redoblan sus alegrías. Los balcones y ventanas están cubiertos por prendas que indican el alegre recibi- miento a la Virgen. El pueblo entero vive la entrada de su Patrona; todos, sin ninguna excepción, han salido a recibirla; desde los balcones no paran de caer pétalos de rosas sobre su manto hasta llegar ala puerta de la Iglesia. Seguidamente a la venida de la Virgen al pueblo se celebra la tradicional novena. (Pedro Olivares Segura, Pregón 1989)"

 

  • Novenario.- Del 4 al 12 de Mayo se celebra un solemne novenario en honor a la Santísima Virgeen de la Estrella. Desde hace unos años tiene lugar en la Capilla de la Calle Sol.

El día 4 se celebra la imposición de medallas a los nuevos cofrades.

El día 12, al final de la novena, se traslada la imagen de Ntra. Sra. de la Estrella a la Parroquia, después de la Santa Misa.

A partir de este día y hasta el primera sábado de septiembre la imagen de la Virgen de la Estrella permanece en la Parroquia, en dónde recibe la visita diaria de multitud de fieles.

 

  • La Virgen regresa a la ermita.- Después de los meses de la canícula, la Virgen retorna a su Santuario. De nuevo sus devotos hijos vuelven sus pasos para devolver la venerada imagen de la Virgen de la Estrella a su habitual residencia; al lugar en dónde quiso estar cuando se apareció al labriego Juan hace ya bastantes siglos. Ocupará su camerino y estará presta a escuchar las oraciones que le lleguen. Casi rozando el Santuario transcurre la carretera que une Navas con Úbeda; y por este camino pasan a diario multitud de vehículos que necesariamente tienen que ver esta preciosa ermita. De la señal de la cruz y una Salve no hay quien se prive. Y más si es navero el que pasa... porque así lo dice un "mayo", hartamente conocido por todos:

 

 

 

 

El que pase por tu ermita

y no te rece una Salve,

ni es cristiano ni andaluz,

ni es española su sangre.

 

 

Así rinde culto el pueblo de Navas de San Juan a su Patrona. En todo momento y lugar, además de los momentos reseñados. Que hay otro "mayo" que canta que cada pecho de un navero es un altar:

 

Es la Virgen de la Estrella

la que más altares tiene,

por no hay ningún navero

que en su pecho no la lleve.